sábado, 14 de septiembre de 2019

XXIV Domingo del Tiempo Ordinario.

Este domingo la Iglesia quiere recordarnos la misericordia y el gran amor que Dios tiene para con nosotros. Ya en el antiguo testamento, por intercesión de Moisés, Dios mostró su misericordia. Hoy, en la persona de Cristo, vemos el amor infinito de Dios que nos busca siempre para darnos más vida. El ser humano debe recrearse en la imagen de Dios, que es, entre otras cosas, un Dios perdonador. Celebremos el misterio de la misericordia divina en esta Eucaristía dominical.

Les dejamos el enlace con las lecturas de este domingo y el vídeo del Evangelio.