viernes, 10 de abril de 2020

Viernes Santo en la Pasión del Señor

   Según una antiquísima tradición, la Iglesia en este día no celebra la eucaristía, sino que se conmemora la Pasión y Muerte del Señor. En un clima de profunda oración acompañemos a Jesús en su camino hacia la cruz y en su entrega por nosotros a través de la muerte. Él nos ha dado la vida amándonos hasta el extremo. Introduzcámonos en los sentimientos de Cristo, que es crucificado entre pecadores y nos rescata a los que estamos bajo el pecado.
   Contemplar a Jesús crucificado que se hace presente en la liturgia de la palabra de este día, especialmente en el relato de la pasión presentado por el evangelista Juan, es contemplar a un Dios pasible que asume el dolor, el sufrimiento, la humillación y el desprecio humano. Es contemplar a un Dios que entrega su vida como expiación para la justificación de la humanidad. Es contemplar a un Dios que ama a los suyos hasta el extremo, por eso entrega a su hijo a una muerte e incluso a una muerte de cruz.

   Les dejamos un enlace con las lecturas y un video del Evangelio.





jueves, 9 de abril de 2020

Hora Santa Jueves Santo 2020


Jueves Santo de la Cena del Señor

     La Iglesia hoy comienza el “Triduo Pascual”, celebra con júbilo la “Cena del Señor”, acontecimiento que abre el camino para la definitiva y única alianza con Dios Padre. Es día de intimidad, de oración, compromiso fraterno y alianza de amor, donde se muestra “el amor hasta el extremo” que celebramos en la pasión, muerte y resurrección de Jesús.
    La palabra de Dios está enmarcada en la celebración de la “cena pascual” celebrada por los judíos, la misma que realiza Jesús con sus discípulos, pero con un sentido más profundo y trascendente, pues es Él mismo quien se entrega para darnos la vida eterna en su Cuerpo y su Sangre, tal como lo narra san Juan en el evangelio y lo recuerda san Pablo.

   Les dejamos un enlace con las lecturas y un video del Evangelio.


viernes, 3 de abril de 2020

Domingo de Ramos de la Pasión del Señor

     ¡Hosanna al Hijo de David, Bendito el que viene en nombre del Señor!
     Hermanos y hermanas en este día la Iglesia conmemora la entrada de Cristo en Jerusalén, la Ciudad Santa, para así consumar su misterio pascual. Cercana ya la noche Santa de la Pascua, unámonos a la Iglesia universal y dispongámonos a celebrar los misterios de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, misterios que empezaron con la solemne entrada en Jerusalén.
     La liturgia de la palabra nos presenta la figura del siervo sufriente. El profeta Isaías describe a este siervo como un hombre que sabe consolar al abatido, un hombre que a pasar de los ultrajes recibido no deja de confiar en el Señor. El himno de Pablo a los filipenses deja de manifiesto que Dios mismo se abaja, se despoja de su condición divina, para hacerse un hombre cualquiera. En la pasión según san Lucas verificamos que Jesús es el siervo sufriente, Él es el enviado de Dios, Él es el que se abaja y entrega toda su vida al proyecto de Dios.

   Les dejamos un enlace con las lecturas y un video del Evangelio.